30 años de impunidad: un día como hoy encontraron el cuerpo de Riccy Mabel, víctima de una salvaje violación y asesinato

Riccy Mabel Martínez era una estudiante de 17 años que había trasladado a Tegucigalpa desde desde su natal La Ceiba para estudiar magisterio en la escuela normal Pedro Nufio.

Un 13 de julio, joven visitó el batallón militar de comunicaciones de Tegucigalpa para pedir la liberación de un amigo ceibeño, Mabel fue sola pero sin imaginar que esa visita acabaría con su inocencia, sueños y su vida.

El 15 de julio de este mismo año (1991), dos días después de su desaparecimiento, fue encontrado su cadáver en una hondonada de la quebrada “El Sapo” en el sector conocido como Cerro Grande, entre el barrio El Chile y El Berrinche de Tegucigalpa.

Su cuerpo mostraba salvajes muestras de extrema crueldad: cráneo y parte íntima destrozada a consecuencia de una masiva violación, cara destruida, sin lengua, mutilado su seno izquierdo de una manera brutal, quebradas las falanges de sus manos, rotos sus dientes y muchas señales de una colectiva violación, era tanta la furia con que asesinaron a la normalista que hasta le arrancaron su matriz para mostrar el odio con que le arrancaron su vida.

Acusaron al coronel Ángel Castillo Maradiaga, comandante del Batallón; al capitán Ovidio Andino y al sargento Santos Eusebio Ilovares que la historia lo menciona como un señuelo de las Fuerzas Armadas para encubrir al Coronel Castillo, una costumbre de los militares para encubrir a sus amigos de la milicia.

Al final, nunca se supo quién realmente mató a Riccy Mabel, la joven normalista que sufrió una violación colectiva. Se menciona en varios artículos de esa época que el presidente Carlos Reina se interesó en ser el primero en saber los resultados de la investigación, pero nunca fue revelada.

La complicidad de los militares impidió una verdadera justicia para Riccy Mabel. Estuvieron varios años en procesos judiciales, y algunos salieron por vencer la presunción de inocencia y otros por brindar declaraciones confusas que empantanaron el caso. Hasta el FBI de EEUU intervino en este horrendo crimen.

Riccy Mabel Martínez Sevilla

Hubo detenidos

Cientos de pobladores, en su mayoría normalista, se manifestaron en las calles, exigiendo la investigación y la captura para los despiadados agresores.

La pieza clave en la investigación, fue un paletero, Esteban García, aseguró haber visto a Riccy por última vez, relató que fue recogida por un pick-up amarillo, “idéntico al de un militar”. García fue asesinado en 1997 en un aparente asalto en la colonia Alemania, cerca de donde fue encontrado el cuerpo de Riccy.

Impunidad: 28 años del femicidio de Riccy Mabel Martínez

Los detenidos en este caso fueron el coronel Ángel Castillo Maradiaga, el comandante de batallón en el tiempo del feminicidio, y el sargento Santos Olivares Fúnez, capturados en la Penitenciaria Centra de Tegucigalpa el 23 de agosto del mismo año.

Castillo Maradiaga fue sentenciado a 16 años, mientras Olivares Fúnez a 11 años. Maradiaga fue puesto en libertad diez años después de su sentencia.

Pese a que hubo personas sentenciadas, nunca se supo a ciencia cierta quienes fueron los actores materiales que cometieron el salvaje crimen contra la joven Mabel.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: