«No podemos regresar a cuando los presos hacían lo que querían», advierte el presidente Hernández

 

«Quiero dejar claro que no podemos regresar a los tiempos del pasado, donde los privados de libertad hacían lo que querían desde las cárceles», advirtió hoy el presidente Juan Orlando Hernández tras anunciar el exitoso traslado de 12 peligrosos reos de la cárcel de Támara a la prisión de máxima seguridad de La Tolva, ubicada en Morocelí (El Paraíso).

Los 12 reclusos fueron trasladados vía aérea desde la Penitenciaría Nacional, localizada en Támara (Francisco Morazán), hasta La Tolva, más conocida como El Pozo II.

«Tenemos que ser enérgicos; el que es peligroso, va a una cárcel de máxima seguridad», enfatizó el titular del Poder Ejecutivo, al tiempo que subrayó que «la construcción del nuevo sistema carcelario va en curso por lo que es necesario desmantelar todas a aquellas zonas de privilegio».

«En ese sentido, siguiendo con la construcción del nuevo sistema carcelario, se ha decidido que los privados de libertad más peligrosos estén dentro de las cárceles de máxima seguridad, sin excepciones», reiteró.

«Todos están relacionados a maras y pandillas, a bandas criminales que se han dedicado a ordenar múltiples asesinatos, a extorsionar, a traficar con armas y drogas», detalló el mandatario.

mp10

Señaló que los reclusos trasladados «eran los más temidos en Támara, por eso se decidió moverlos; además, tenían mucha autoridad sobre el resto de la población penitenciaria, enviando órdenes desde las cárceles hacia afuera».

En este sentido, agregó que «este mensaje tiene que llegar al mundo criminal, para que sepan cuáles son las consecuencias si siguen extorsionando, si siguen asesinando, si siguen cometiendo actos delictivos que los convierten en personas altamente peligrosas».

Cárceles relajadas

El gobernante expuso que «en Támara han existido módulos sumamente relajados y a veces por esos temas históricos es que privados de libertad de alta peligrosidad estaban donde no tenían que estar y eso produce su impacto en la criminalidad afuera de las cárceles».

Asimismo, explicó que debido a lo anterior se planificó la operación de traslado de estos presidarios de la Penitenciaría Nacional de Támara a la cárcel de máxima seguridad de La Tolva.

Además, reconoció el alto riesgo de la operación, debido a que «estaba dedicada a reubicar a 12 cabecillas del crimen organizado en el país, quienes se caracterizan por su alto nivel de peligrosidad».

«Quiero felicitar a Fusina (Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional) y a la nueva Fuerza Nacional de Control de Centros Penitenciarios, al igual que a la Fuerza Tigres y a la Policía Militar de Orden Público, por el éxito de esta operación», reconoció.

En la operación también participaron la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas y la Fuerza Aérea Hondureña, que proporcionó los helicópteros para efectuar el traslado.

mp11

Llamado al Poder Judicial

Hernández apuntó que se debe mejorar la relación entre el Poder Judicial y el Ejecutivo para armonizar las órdenes de los jueces con el régimen carcelario.

«La ley del sistema penitenciario indica que las personas privadas de libertad de alta peligrosidad deben de estar en las cárceles de máxima seguridad, pero a veces ocurre que por orden judicial van, en este caso, a Támara», explicó.

«Pero Támara significa un concepto bastante amplio y pueden estar en módulos internos, sumamente relajados, ordenando, ejecutando delitos; en ese sentido, la regla es: si es peligroso, tiene que ir a una cárcel de máxima seguridad», señaló.

«Aquí quiero pedirle de manera respetuosa al Poder Judicial que podamos estar coordinados en esa parte, porque si sale una sentencia que va a ir a cumplir un individuo, siendo peligroso, a un lugar donde va a estar en condiciones de mínima seguridad, obviamente que podemos estar a las puertas de que se nos vuelva a degenerar el sistema penitenciario», presagió.

En ese sentido, Hernández detalló que ya se giró una comunicación a las máximas autoridades del Poder Judicial para poder ser más efectivos en esta coordinación.

En las cárceles, añadió el gobernante, «también tenemos un sistema de rotación para que, una vez que (los reos) están tratando de organizarse, inmediatamente los podamos neutralizar por la vía de traslados y también las inspecciones sorpresa para poder encontrar cómo están operando».

«Estamos viendo una enorme presión por montar otra vez sistemas de comunicación satelitales en las cárceles y eso es señal de que en efecto estamos avanzando», agregó.

«Y miren cómo estas decisiones ya tienen su impacto: tenemos estos primeros meses del año en un promedio de poco más de ocho homicidios por día, cosa que antes era imposible, porque antes eran 30, y en ese sentido vemos cómo estamos avanzando.», comparó.

«Si usamos la regla de que los de alta peligrosidad tienen que ir a máxima seguridad, créanme que vamos a construir un sistema penitenciario altamente efectivo y también el juez no se verá presionado o acusado por los abogados de estos privados de libertad o por cualquier amenaza», consideró.

«De tal manera que el INP (Instituto Nacional Penitenciario) tendría la obligación de identificar cuál es la peligrosidad de acuerdo a la sentencia y a dónde va a ir, y eso es muy importante que lo sepan en el mundo criminal, para que se den cuenta de que en efecto van a ir a parar a un lugar donde no van a estar con los privilegios a los que estaban acostumbrados en el sistema carcelario que tenía el país antes», concluyó el presidente Hernández.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: